sábado, 5 de mayo de 2007

Carta al Director

Sr. Director:

Hemos seguido atentamente el problema generado con la exhibición de la serie Papa Villa en nuestro país. Por ello creemos necesario seguir insistiendo en que dicha serie atenta directa e intencionadamente contra los valores religiosos de gran parte de nuestra población.

Decimos ello de manera general, ya que la misma razón dada para justificar esta odiosa manifestación contra la Iglesia Católica, puede ser usada para avalar, en el futuro, ataques inescrupulosos para burlarse y denigrar las creencias del resto de los cristianos y de toda persona que profese una determinada religión.

Con ello, además, se ha violado la garantía consagrada en el artículo19 Nº 6 de nuestra Constitución, que asegura a todas las personas la libertad de conciencia y de culto. Muchos se han justificado en un mal entendido concepto de libertad de expresión para exhibir esta serie animada, sin comprender la amplitud y límites reales de dicha garantía fundamental, que asegura dicho derecho a toda persona, cualquiera sea su creencia. No entendemos por qué, entonces, los católicos no podemos gozar de igual respeto.

Tal como la libertad tiene sus propios límites, no exigimos adherenciaa nuestra fe ni acto alguno de devoción, sino sólo el respeto que toda persona merece por su dignidad e igualdad con el resto de los hombres en la sociedad.

Muchos han señalado que la solución al problema esta en que los que no quieran ver la serie cambien de canal, que lo bloqueen o que simplemente se cambien se compañía. Siguiendo ese raciocinio se justificaría la difamación, por el hecho de no oírla. Lo que no exime, ni elimina el daño; este simplemente continúa.
Somos consecuentes con el inmenso valor social que significa el respeto a los derechos humanos, y por ende, repudiamos toda discriminación arbitraria.

No estamos, por consiguiente, queriendo imponer principios o dogmas de fe al resto de la sociedad, sino que simplemente demandamos respeto a un valor tan universal como el derecho de toda persona a no ser discriminado arbitrariamente, y menos en relación a una realidad tan íntima como sus creencias religiosas.


Benjamín Ulloa Gamboa
Estudiante de Derecho Universidad de los Andes

Felipe Bravo Alliende
Estudiante de Derecho Pontificia Universidad Católica de Chile

Juan Irarrazaval Rossel
Estudiante de Derecho Universidad de Chile

Vittorio Canessa Morales
Federación de estudiantes U. Finnis Terrae

Pablo Ugarte Insinilla
Estudiante de Psicología U. Alberto Hurtado

Jorge Parra Acuña
Estudiante de Derecho Universidad Andres Bello

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por esta iniciativa.
¡Así se hace!... ¡Bravo!
¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!
Cariños
Pd: Supongo que ya saben cuanto a trascendido esto?...

¡Muévete Chile!

Andrea Caro Muñoz
Profesora General Básica
Universidad Católica de Valparaíso

Rodrigo dijo...

Buena!

A fondo!