martes, 17 de abril de 2007

Carta al Director

Señor Director:

Leí en la prensa sobre "Popetown", la serie que ridiculiza al Papa y a la Iglesia Católica, y posteriormente recibí un correo de una campaña en contra de su transmisión en Chile.
Creo que el debate debe centrarse sobre la justicia o injusticia de una acción consistente en la difusión de algo que claramente atenta contra el buen nombre a que tienen derecho toda persona y toda institución humana, porque el Papa es una persona natural, y la Iglesia, además de ser el cuerpo místico de Cristo, es también una persona jurídica, y por tanto ambos son sujetos de derechos y deberes.
La pregunta es si acaso es lícito, desde la perspectiva de la justicia, que cualquiera pueda impunemente destruir la honra de otro. La respuesta es clara: si la justicia consiste en dar a cada uno su derecho, resulta evidente que una acción tendiente a destruir el buen nombre de otro es una acción injusta y, como tal, va no sólo contra el ofendido, sino también contra la sociedad que desencamina de la senda del bien común.

JOSÉ FRANCISCO AGUIRRE O.Jefe de Carrera Escuela de DerechoUniversidad Santo Tomás

2 comentarios:

Anónimo dijo...

miren lo que escribieron en SOBRAS.COM, por lo menos dicen que la porquería de programa es fome

Cristian dijo...

Hola. reciban mis saludos con profunda impotencia ante entidades que sobreponen los temas económicos y trasgesores a los valores humanos, pero que no les toquen a ellos donde les duele por que son los primeros en llorar. es una verdadera lástima.

CRISTIAN ROJAS CAMPILLAY.
VICE-PRESIDENTE NACIONAL.
OBRA KOLPING CHILE.