miércoles, 18 de abril de 2007

La libertad también es para protestar

Ahora que los católicos hemos dicho “¡Basta ya!”, les entra a algunos el escrúpulo de si no estaremos yendo contra la libertad, la libertad de esos que quieren reírse a costa de la Iglesia y del Papa.

Respondemos que ¡NO!

Amamos la libertad de todos, con responsabilidad personal.

¿Quieren reírse del Papa? Asuman su responsabilidad.

El argumento es muy sencillo.

El uso civilizado de la libertad debe compatibilizarse con el respeto a la dignidad de los demás. Incluso en el caso de una legislación injusta, que dejara en la total impunidad las ofensas contra la dignidad de las personas y de las instituciones, las personas decentes se abstendrían de cometer esos atropellos. Y los indecentes, los que abusaran de la libertad de expresión, deberían encontrarse con el repudio de la gente honrada, la que no desea ofender ni ser ofendida.

Así ha sucedido, por ejemplo, con la serie “Pope Town”, traducida con el malsonante título de “Papavilla”. Así, por ejemplo, como nos informa Marta Salazar (ver:
http://alemaniasociedad.blogspot.com/2006/04/judos-y-musulmanes-alemanes-rechazan.html ), el secretario general del comité central de los musulmanes en Alemania, Ayyub Axel Köhler, declaró a la Agencia Católica de Noticias: “Tenemos humor; pero donde se ensucia sin respeto a las religiones, ahí cesa la diversión”. Por su parte, según la misma fuente, el secretario general del comité central de los judíos alemanes, Stephan Kramer, declaró a la misma agencia: “La serie se burla de los valores cristianos fundamentales y de los derechos inmanentes a la personalidad, especialmente del Papa”.

Como consecuencia, el canal MTV retiró la publicidad —los auspiciadores son los primeros en temer la reacción del público—, aunque no ha retirado la historieta. Esto significa que su transmisión se financia por quienes auspician los otros programas.

Los católicos de otros países se han movido para defender la dignidad del Romano Pontífice, la propia dignidad de los católicos, que parecen ser el único grupo al que se puede basurear impunemente en público.

Vean cómo funciona el argumento en la práctica, sin que nadie se queje de censura.

Este miércoles 11 de abril, el canal MSNBC despidió al popular animador de radio y televisión Don Imus. ¿Su delito? Llamó “putas desgreñadas” a las jugadoras, en su mayoría negras, del equipo de baloncesto de Rutgers University. En menos de una semana, el clamor popular —la libertad del pueblo contra la libertad de Mr. Imus— fue “in crescendo”, hasta conseguir que los auspiciadores, de la talla de General Motors Corp., Procter & Gamble Co. y Staples Inc., retiraran sus auspicios. El canal cayó de rodillas.

Nadie ha hablado de censura.
Por supuesto, más enérgicos son los musulmanes. ¿Se acuerdan de lo que pasó por las caricaturas del Profeta? ¿Y los malentendidos por el discurso del Papa en Ratisbona?

Y más constantes son los judíos. ¿Se ha visto tolerancia del nazismo en Occidente?

Tolerancia cero frente a los ataques a su religión o su raza.

Y está bien que sea así. ¡Muy bien!

Los cristianos exigimos igual consideración y respeto. ¿Es demasiado? ¿Somos enemigos de la libertad por eso?

Los cristianos, ¿acaso no podemos seguir el buen ejemplo de judíos y musulmanes, sin incurrir, por cierto, en excesos violentos?

Podemos y debemos. Es parte de nuestra libertad.

Por eso, llamamos a usar las armas de la democracia y del mercado, como los amigos estadounidenses.

En concreto, llamamos a cancelar la suscripción a VTR en Chile.

Llamamos a expandir este movimiento de protesta por toda América Latina, hasta que surta efecto.

Llamamos a no colaboremos con los productos de Nokia, Puma y Escudo (CCU).

De momento, porque también hemos de investigar a los otros auspiciadores de mtv.

Ejerzamos nuestra libertad, la rebeldía de quienes no desean dejar que los pasen a llevar.
Cristóbal Orrego.

3 comentarios:

Marta Salazar dijo...

Hola hola! Gracias por el link!

Anónimo dijo...

Hola
Esdtoy muy de acuerdo contigo
Podrias incluir los links para escribir a los auspiciadores y enviarles cartas como a VTR expresenado nuetro malestar y nuestra intencion de no comparar sus productos.
Cuenta conmigo
Victor

Rodrigo Casanova Avendaño dijo...

Sin duda que el protestar en contra de esto es una accción muy buena siempre que se haga con respeto. Pero hay una acción que debemos hacer antes de protestar y que es mucho más eficaz. Esa acción es la oración. Debemos rezar, primero, por el Papa y la Iglesia, para poder soportar esatas persecuciones sutiles, y también por los perseguidores que día a día buscan flagelar el Cuerpo Místico de Cristo.
Gracias de antemano a todos por su oración